Me he llevado una agradable sorpresa con esta estupenda primera edición de 2009 de la editorial Salto de Página. En rústica, con buen papel…Muy cuidada, con un prologo ni corto ni largo pero instructivo e interesante y una breve reseña al comienzo de cada cuento donde podemos conocer la fecha de publicación, algunos datos del autor, especialmente bibliografía y un pequeño comentario sobre el cuento, todo a cargo de Juan Francisco Muñoz Rengel. 23 cuentos y tres series de microrelatos escritos por autores de habla hispana seleccionados cronológicamente entre 1941 y 1973. Naturalmente, nos encontramos cuentos mejores y peores, pero la selección en conjunto es acertada,  se da preferencia a autores poco o nada conocidos (¨Balneario” es el único relato que había leído) y la calificacíon sería de notable.

La relación completa de relatos es la siguiente:

1. “Los libros vacíos” (José María Merino)

No es de los mejores pero ilustra muy bien la intención del libro. En una situación aparentemente normal surge ese algo que perturba la realidad y deja fluir la fantasía.

Un hombre que ha regresado del hospital, acude a una librería para comprobar que las novelas siguen siendo novelas, o sea, ficción, porque en su casa, parece que dichas novelas se han vuelto tratados, ensayos, pero han perdido su carácter de ficción…

2.”Dios y otros micro relatos” (Juan Pedro Aparicio)

 

Primera serie de micro relatos, todos interesantes, que incluye: “Dios”, “Agonías”,”Los gusanos”, “Misión en el Monte Calvario”, “Adán y Eva” (la mejor), “No fue posible la paz” y “Dimisión”

3.”El juicio final” (Cristina Peri Rosi)

Un hombre que va al trabajo se encuentra de pronto con que es el día del Juicio Final. Dios aparece entre las nubes y todo queda como suspendido. Saca unas notas de su bolsillo y empieza a leer los cargos que él mismo ha acumulado contra él. En la línea del primero. En cierto modo recuerda relatos de Matheson, aunque no es de gran calidad.

4.”La mujer de verde” (Cristina Fernández Cubas)

 

Primer relato, (aparte de los micro relatos de Aparicio) verdaderamente interesante y estupendamente escrito. Trata sobre el conocido tema del “doble”. Una ejecutiva observa en la calle a una mujer vestida de verde y con un collar, a la que confunde con una de sus secretarias, una tal Dina. ¿La confunde? No, es ella, aunque la “verdadera” Dina lo niega amablemente. “Ha debido confundirse”. La protagonista sigue viéndola en las calles, demacrada, con una mirada fría, de odio. Empieza a intentar hablar con Dina, la carga de trabajo, para estudiarla, para intentar averiguar el secreto, hasta que esta se siente acosada, perseguida. La víspera de nochebuena, intenta retenerla una vez más. Está convencida de que la Dina que ve por las calles es la misma secretaria. Mejor dicho, su cadáver. Dina va a morir. Por eso intenta impedirlo. Observa que lleva debajo del abrigo el mismo traje de seda verde. La secretaria se asusta. La ejecutiva intenta impedir su muerte hasta el punto que acaba estrangulándola. Desorientada, confusa, cuando recobra el sentido, observa a su secretaria en el suelo del despacho, con una mirada de terror en sus ojos y una marca en el cuello. La marca que se convertirá en el collar…

5.”Capitán Seymour Sea” (Norberto Luis Romero)

Podría encajar en una selección de “terror en el mar”, aunque tampoco es de las mejores. Historia del capitán Sea, que perdió un ojo en una tormenta y dejó el Mar tras vender su barco. A pesar de que el grumete le confeccionó un parche, su mujer se empeñó en que llevara uno de cristal. El capitán juró no volver a mirar el mar desde aquel día. Una noche, cuando se quitaba el de de cristal, empezó a tener visiones sobre el mar. Le siguió ocurriendo siempre que lo hacía. Muerta su esposa, se lo quitó definitivamente, volviendo a colocarse el parche y siguió con sus alucinaciones. A veces la gente le veía con el parche puesto sobre el ojo bueno mientras él miraba al infinito…

6.”Balneario” (Pilar Pedraza)

Relato aparecido en “Arcano 13”. Pilar Pedraza me encanta y este es uno de sus típicos relatos donde mezcla lo macabro y lo humorístico dejando un poso de inquietud. Interesante la información sobre dos antologías, una de cuentos de Pedraza: “Fantástico interor. Antología sobre muebles y aposentos” (Celeste, 2001) y otra de cuentos seleccionados por ella: “Cuentos fantásticos” (Cátedra, 2004).

Una mujer muerta, metida en formol en una Facultad de medicina, cuenta a un “recién llegado” su vida de mujer gorda y fea, una vida realmente deprimente, violada durante meses por un borracho, sirviendo en las peores condiciones, siempre gorda, siempre vilipendiada y menospreciada por todos, hasta que acaba en la calle, “como una perra”, viviendo en chabolas y bebiendo para matar el frío. Un día se vuelve loca y empieza a insultar a los críos hasta que una noche entre varios la matan y acaba en el formol. Lleva así dos años, porque por su obesidad no les sirve a los estudiantes…

7. “Diarios” (Julia Otxoa)

Es una especie de micro relato, donde el protagonista visita la casa de un escritor (supuestamente fallecido) para investigar sus diarios con vistas a hacer un estudio de su vida. Al final, parece como abducido por lo que va leyendo y descubriendo y escribe a su editor  pidiéndole quedarse ¡un año más en la casa!…

8.”La obsesión de la alimaña” (Elia Barceló)

Recuerda un poco el estilo de M. R. James . El relato se produce en diferentes niveles de tiempo. Una medievalista viaja con el tío de su esposo, un jesuíta, en busca de unos dibujos que en la Edad Media sirvieron de modelo para unas vidrieras que posteriormente fueron tapiadas. Representaban escenas apocalípticas en las que destacaba una diablesa, curiosamente parecida a ella. A la vez, en esos momentos, en el monasterio al que se dirigen , un joven franciscano padece pesadillas donde puede ver a dicha diablesa, que lo lleva a pecar masturbándose cada noche. El prior del monasterio le acaba permitiendo pintar esos sueños y luego transformarlos en vidrieras. Justo la noche en que Aurora, la medievalista, llega a dicho monasterio, llega a buscarla su marido, con el que hace el amor. Antes,ha estado viendo en tv vídeo clips donde un negro vestido de plata baila rodeado de mujeres con mallas (a lo Boney M 🤪). Justo esa noche el joven franciscano, Juan recibe la visita de la hermosa diablesa junto a un ser demoníaco con el que practica el sexo ante él en todas las posiciones. En un tercer nivel de tiempo, el final del relato, se cuenta que años después el prior del monasterio recibe una carta de otro prior, dándole cuenta de la locura de Juan, de su agónica muerte, y de que sería conveniente quemar dichos dibujos, pero el prior que recibe la carta no lo hace, pese a que en su momento igualmente decidió tapiar las vidrieras. Algo farragosilla pero en conjunto, buena.

9. “Final absurdo” (Laura Freixas)

Esta es mejor, original y muy cortita. Un detective privado espera la llegada de una cliente. Esta, Luisa, le empieza a hablar como reprochándole el haberla creado y no haberle dado ningún sentido…El detective, un tal Fresnos, piensa que está loca. La mujer le pide que al menos le de unas páginas más…El detective, que escribe en sus ratos libres, se lo toma como un argumento para uno de sus cuentos. Hasta que,en mitad de una tormenta se va la luz y quedan en penumbra, solo iluminados por relámpagos ocasionales. La mujer le toma por Jesús Godet,un escritor. Fresnos comprende entonces el malentendido, se levanta y tropieza con un libro: “Los desvelos de Luisa”. La mujer confirma sus suposiciones al ver la estantería llena de libros…En ese momento, Fresnos se da cuenta de que la mujer saca algo del bolso. Va a dispararle. Piensa que no puede ser…que es un final absurdo. “Un final como otro cualquiera”, dice bostezando Jesús Godet.

10. “El andén de nieve” (Carlos Gastán)

De las mejores.  Tiene un tono entre surrealista y poético. Un hombre cuenta la historia de Macario el “ferroviario” al que llamaban así por pedir limosna  “para coger el tren”. En otros tiempos viajaba en dirección a Madrid cuando se dio cuenta de algo insólito: cuando miraba por uno de los lados del tren veía claramente el paisaje típico de la entrada a la estación de Chamartín, mientras que por el otro lado veía un paisaje nevado, de bosques frondosos donde le hacía señas una mujer de negro, que era el compendio de todas las mujeres que había amado en su vida. Por el otro, su mujer y sus hijos, en un caluroso día de Julio, esperándole para ir a la playa. Dubitativo, en un último momento, se decide por el lado de su familia…Desde entonces, el resto de su vida lo dedicó a montar en el tren por si podía tener otra oportunidad de bajar por el otro lado.

11. “Una cita aplazada sine die”. (Luis García Jambrina)
Curiosa. Un hombre cuya vida solo ha consistido en leer mañana, tarde y noche, recibe en una de éstas a la muerte, que le dice que le ha llegado su hora. El hombre le dice que le deje al menos acabar las 12 páginas que le faltan…Es una reflexión sobre el papel de la lectura. La muerte le da una prórroga sine die.
12. “Otra vez la noche” (Ignacio Martínez de Pisón)
Bien escrita pero le falta “punch”. Una jovencita que siente nostalgia de lo especiales que eran las noches de su infancia y que acaba adoptando un murciélago. Luego aparecen más…
13. “Los Palafitos” (Ángel Ólgoso)
Muy buena, a lo Lovecraft. Aunque el argumento recuerda vagamente a Rip Van Winckle.
Un joven sale a pasear por el campo una mañana hasta que se encuentra con un pescador que le lleva a un palafito, que aparece ante sus ojos como algo fantasioso. El pescador le cuenta que nunca ha existido otra cosa que no sean palafitos. Ante el asombro del protagonista, el pescador cree absurdo el que haya ciudades, aparte de palafitos. También le pide que se quede a pasar la noche, que ésta cae de golpe y todo el que sale muere. Finalmente le enseña un mapa donde puede ver un mundo desconocido de palafitos a lo largo de todo el planeta…Algo siseante y pavoroso se siente en las aguas…
14. “La cueva y otros micro relatos” (Fernando Iwasaki)
Esta es la primera vez que realmente me impactan unos micro relatos. Auténticas historias estremecedoras en una página o menos. Ya tengo encargado, gracias a la reseña que abre el cuento, un libro de este autor peruano: “El ajuar funerario”, donde imagino que aparte de estos microrelatos habrá más y cuentos más largos…
-La cueva.-un niño se mete en la “cueva” que constituye para él la cama de sus padres y no vuelve a aparecer…
-Ya no quiero a mi hermano. (Sobre el espíritu de un hermano que ha vuelto)
-No hay que hablar con extraños. (Historia de pederastia y espectros)
-La casa de muñecas. (Terrorífica; sobre una casa de muñecas dentro de otra)
-El milagro maldito. (sobre la maldición de un delincuente con una madre piadosa…)
-Última voluntad.
-La ouija.
Todos brillantes, especialmente las primeras.
15. “Fecundación” (Pedro Ugarte)
De terror sin concesiones. Un joven de una aldea es elegido para fecundar a la Reina, un ser informe de una obesidad monstruosa, que solo se dedica a eso, a fecundar…

16. “El espíritu del griego” (Manuel Moyano)

El espíritu de Aristófanes, que aparece a través de los ataques de tipo epiléptico que sufre un burdo pastor, durante los cuales escribe en griego. Un tal Don Fermín, erudito, conversa por escrito con el griego reprochándole haberse reencarnado o mostrado a través de un palurdo, lo que provoca la ira de Aristófanes y la ruina de Fermín.

17. “Y por fin despertar” (David Roas)

Otro descubrimiento. El de David Roas, ya no solo como escritor, sino como uno, si no el más, erudito en temática de literatura fantastica.”Horrores cotidianos” se ha convertido en otro de mis objetivos, así como antologías dirigidas por él de las que pronto tendremos noticias en el blog.
La protagonista es Alicia, quien, ya en el mundo que hay tras el espejo, cree que es un sueño del rey rojo, y que cuando éste despierte, desaparecerá…Más que el argumento en sí, la soltura con la que Roas efectúa un cover” de “Alicia en el país de las maravillas” y su brillantez lo que le da el valor que tiene

18. Venco a la molinera” (Félix J. Palma)

Otro cuento excelente, de ciencia ficción inquietante. El protagonista, tras unas turbulencias sucedidas cuando llegaba en avión a su ciudad, se ve en “otra dimensión paralela”. Pero solo lo sabe por un hecho, que le da un toque humorístico al relato, el que ya no existen “pollos”. En lugar de estos, en el mundo paralelo, están sus equivalentes, los “vencos”, de color azulado. Pero ¿y si eso no es lo único que ha cambiado?…

19. “Los niños hundidos” (Miguel Ángel Muñoz)

Esta es algo farragosa. Un tío que está con su novia en un hotel, se despierta de madrugada y un camarero le advierte de lo peligrosas que son esas aguas y descuidar a los niños…

20. “Roger Lévy y sus reflejos” (Ignacio Ferrando)

Otra sobre el tema del “doble”. Un joven americano alentado por su padre a alistarse, decide no hacerlo y casarse con su novia. En ese momento se produce la escisión de Roger Lévy…El final sugiere un suicidio.

21. “Pasó a paso hacia el final del día” (John Bilbao)

El protagonista acude al funeral de su padre, el cual era un borracho y al que no quería en realidad, y se encuentra con una antigua amiga.
La mujer se había casado con un ingeniero de una central nuclear, había muerto en un accidente de coche y habían tenido una niña con síndrome de Down…El padre le contó que una vez encontró en las aguas una especie de cápsula extraterrestre…

22. “Biológicas: una lectura providencial ” (Óscar Esquivias)

Curiosa, pero sin un final definido. La hija de la única burgalesa “niña de la guerra”, criada en la URSS, regresa a Burgos y entusiasma con su vida a los redactores del periódico local. Además, empieza a publicar, junto a las necrológicas, unas “biológicas”, que son profecías sobre recién nacidos que alcanzarán gloria y renombre y que con los años se comprueba que se cumplen todas. Finalmente dejan de publicarlas porque el resto de padres se desmoralizan al saber que sus hijos serán unos don nadie…
23. “Cantalobos” (Patricia Esteban Erlés)

Inquietante y muy cortita, (y ya se sabe que lo bueno, si breve, dos veces bueno), sobre un manicomio, donde el narrador se hace encerrar para estar con Cecilia, su novia esquizofrénica…

24. “El desván de la casa roja” (Luis Manuel Ruiz)

Un terrorista irlandés cuenta su historia al lado del más sanguinario de ellos, un tal Redken. Éste siempre le dice que no es culpable de sus actos, ni él ni nadie. El narrador, en cambio, sufre cada vez que mata imaginando el dolor que produce. Un día, Redken lo lleva a un desván donde le muestra un espejo. En este, el narrador se da cuenta de la realidad, de porqué nadie es culpable de sus actos. No es el espejo el que repite los actos del que mira, sino al revés. Tras ello, dispara a Redken. Todo esto en una confesión a la policía.

25. “Alesia”  (Óscar Sipán)

Surrealista y bien escrita, pero sin un sentido definido y con un final farragoso. El protagonista llega a Alesia, ciudad extraña donde llueven tortugas, los habitantes son muy longevos…Allí se encuentra con la que debe ser un viejo amor. Duermen juntos y al despertar se encuentra solo. En la recepción se encuentra una nota que dice “Has resucitado. Desaparece”…

26. Velocidad de los sueños y otros micro relatos(Miguel Ángel Zapata)

Y la tercera y última tanda de microrelatos y que no desmerece a las anteriores, si bien ya he dicho que la de Iwasaki me ha impactado especialmente.
Velocidad de los sueños.
-Desposesión.
-Veracidad de la transmigración de las almas
-Siento un pinchazo.
-Intrusión.
-El enfermo siempre tiene razón. (La mejor)
-Especulación.
-Dos.
-Romper aguas.